Crítica Hache. Una pizca de sal para hacer un buen guiso de gangster made in Spain

Hache tiene un dudoso galardón, ser seguramente la peor serie españolas de todas las aparecidas en Netflix y que sean de producción propia.



Y es que está historia en los años 60 en Barcelona y con un buen apartado técnico en decorados y representación histórica de aquel convulso momento, patina sobre manera en lo que se refiere a la historia dejando muchas dudas y dónde hay momentos inconexos que dejan muchas sentimiento de vacío en el espectador.

Helena,mujer dura y valiente interpretada magnificamente por Adriana Ugarte y gran protagonista de la trama en su ascenso al poder dentro de una organización criminal, tiene tan buenos momentos como otros donde la trama y los hechos caen muchísimo. Un quiero y no puedo que finalmente te deja un raro sabor de boca.



Hache tiene buenos ingredientes pero no termina de ser un buen guiso y es una pena, que puede ser arreglado en su segunda temporada ya anunciada. Un poquito más de enjundia que de presupuesto, actuaciones y técnicamente va sobrada.

Publicar un comentario

0 Comentarios