CRITICA: La oveja Shaun Granjadegón por Rodrigo Martín Noriega


Me temo que estamos ante una peli que te gustaría que te gustara más de lo que te ha gustado. Creo que me entendéis. Artesanal, bonita, narrada con gusto y clasicismo, llena de guiños a la ciencia ficción y con detalles de humor casi conceptuales, el problema es que la primera peli de la oveja Shaun era un mecanismo perfecto, una bomba de relojería cómica extraordinaria, y esta segunda parte intenta repetir la jugada sin llegar a la altura.

Todo está bien, incluso muy bien, pero notas que algo falta, el ingrediente secreto de las grandes comedias, la magia que sí que tenía la primera y que aquí es más previsible y lo que es peor, calculada. La animación es una delicia, y no sé, habría que ser una mala persona para poner peros a una película así, y al fin y al cabo yo últimamente reservo mi bilis para unos nazis que pululan por ahí, así que seré bueno. Ya está, es una peli encantadora. No lo que esperábamos, pero el otro día vi la nueva de Terminator y eso sí que fue un desastre total. Así que nada más. Todo bien. Fuck Nazis.

Publicar un comentario

0 Comentarios