Area 51 una crítica de Rodrigo Martin Noriega


Cuando Oren Peli rompió la taquilla con Paranormal Activity, muchos quisieron ver en él a la nueva esperanza blanca del cine de terror, al igual que pasó en los 90 con los hoy olvidados autores de El proyecto de la bruja de Blair.

Pero en ninguno de los casos las expectativas se cumplieron, y con esta Área 51 Oren Peli se dio un batacazo monumental de crítica y público,suponiendo casi el fin de su carrera como cineasta. Pero, no es por llevar la contraria, a veces no entiendo a los fans del terror, lo seguidistas que son cuando toca alabar o destrozar una película por consenso.

Porque Área 51 es una estupenda serie B, con una hábil utilización del found footage (metraje encontrado), subgénero por el que siento una especial debilidad. Entretenida, con una parte final de momentos casi oníricos, de una fuerza evocadora tremenda, no estamos ante ninguna maravilla, pero tampoco lo era Hereditary y casi todo el munfo babeó con ella porque era TERROR ELEVADO. Para listos, ya me entendéis.

Yo prefiero la honestidad de ciencia ficción barata de Área 51,porque creo en los logros de los artesanos antes que en la pretenciosidad de ciertos autores. Oren Peli no es uno de los grandes, pero es un guerrillero y un sacacuartos que se toma en serio su trabajo. Y qué secuencia tan buena tiene casi al final. Yo con estas cosillas ya estoy contento.

Publicar un comentario

0 Comentarios