Adiós o como mantener de forma sucia y dura al espectador pegado a su butaca



Tengo que reconocerlo, siento debilidad por Mario Casas y creo que, lejos de estúpidos estereotipos del pasado, lo considero un gran actor y un claro ejemplo ello es Adiós, donde vuelve a demostrarlo con un papel complicado a la par que brillante bajo la batuta de Paco Cabezas ( que viene de hacer las Américas dirigiendo episodios de series muy conocidas) y acompañado por un elenco de inmejorables compañeros de reparto como Natalia de Molina, Carlos Bardem o Vicente Moreno.

Adiós es dura, sucia, oscura y dónde se nos muestra una línea entre el bien y el mal que se diluye con bastante facilidad en las 3000 viviendas sevillanas. ¿Qué no estarías dispuesto hacer para vengar la muerte de tu pequeña el día de su primera comunión ? Un preámbulo duro que sirve como inicio a una cacería de sangre y horror.



Es verdad que no todo es acertado en Adiós, muchas veces pasamos de un estado de nerviosismo donde el espectador no puede dejar de mirar la pantalla a otros que casi pasan desapercibidos para el espectador ya que su interés decae, pero aún así, esos "buenos" momentos son soberbios demostrando la maestría del director y lo bien que ha sabido rodearse de un equipo coral y espectacular.

Merece también comentario aparte el excelente trabajo musical, con unos temas que nos desgarran el alma mientras disfrutamos de esta historia de venganza.



Un thriller muy duro con grandes momentos y que tiene como principal virtud el quebrantarte los nervios hasta dejarte desecho.


Publicar un comentario

0 Comentarios