29 FANCINE: Festival de Cine Fantástico Universidad de Málaga. Día 6, 'Human Lost', 'Koko-Di Koko-Da', y 'Deerskin'.


18/11/2019

Desconozco como es el Fancine para los demás, para mi es lugar de reencuentros y de continuidad, mis amigos de siempre, Antonio, Andrés, Jose Francisco, Samuel, todos ellos andan por ahí, desde hace más de dos décadas de Festival, compartiendo éxitos y fatigas, haciéndolo todo mas fácil.

Precisamente, mi querido Samuel Béjar hace de colaborador, y no es la primera vez, en uno de los títulos analizados a continuación, por su mayor conocimiento del universo Anime, que he de reconocer nunca ha sido santo de mi devoción. Aprovechad para aprender de sus lineas, es de esas personas con las que puedes hablar durante horas de esta maravillosa locura que es el cine. 

Agradecer a Tamara Harillo, con la que hemos podido charlar en un suspiro, del recorrido de algunos de los trabajos ya proyectados, el estar ahí para todo, su entrega y pasión son contagiosas, y forman parte indivisible de la grandeza de este evento.

Mañana los cortometrajes a concurso de esta 29 edición, todo un acontecimiento convertido en tradición, 10 de imagen real, y 10 de concurso, de la que haremos reseña de todos y cada uno de ellos, siendo prácticamente, el único medio acreditado que les dedica tanta atención y mimo, pero ya se sabe, lo que no mata engorda, por eso somos Fusion Freak, con F de Fancine.

<Más información en WWW.FANCINE.ORG y en redes sociales>


- Ánima Zone:

HUMAN LOST

Human Lost presenta como ambientación un futuro no muy lejano e ideal, en el que mediante el avance repentino en cuatro tecnologías del campo de la salud, la humanidad ha alcanzado el sueño de una inmortalidad casi real, llegando incluso a poder traer desde la muerte a todo aquel conectado a una red llamada SHELL, que monitoriza en todo momento (y lugar) las constantes vitales de sus miembros, y cuyo peso recae en los hombros de la llamada Segunda Aplicante.

Sin embargo, pronto se demuestra que esta aparente utopía no es tal, ya que la mayor parte de la población ha visto alargada sus vida hasta más allá de sus límites normales, pero quedando sujetos a una existencia de trabajo y contribución hacia una oligarquía dominante, emplazada en una “Zona Interior”, que además por supuesto es la única que disfruta de otras comodidades como aire limpio o mayores lujos. Esta situación, junto a que la gente empieza a tener la sensación de que esa citada inmortalidad es más una condena a trabajo forzado por cuenta ajena de forma perpetua y a la pérdida de su libertad y del derecho a morir con dignidad, es la que ha llevado a aparecer un movimiento disidente que desea una vida menos perfecta pero más en sus términos reales, encabezada por el conocido como Primer Aplicante.

A esto se suma la profetizada (si es que las profecías tienen aún lugar en sociedades hipertecnificadas) llegada de un Tercer Aplicante que, en efecto, es el punto de inflexión en la historia, y que desencadenará los acontecimientos de la trama.

Este planteamiento se presenta en tres actos perfectamente delimitados por propia narración a través de unos más que excesivos 110 minutos, siendo el inicio y el desenlace lo más apetecible y animado, con una acción que roza el exceso, pero cayendo en picado en un nudo soporífero, alargado de forma innecesaria y que se pierde en su propio discurso en un intento parecer profundo y sofisticado, llegando a aburrir al espectador hasta el punto de hacerle perder el interés por lo que pueda ocurrir después.

Tampoco ayuda en absoluto que toda la película sea un inmenso déja vú en el que no dejan de sonarnos contínuamente elementos que han sido cogidos de aquí y de allá de obras tan conocidas como Appleseed, Ghost in the Shell y Akira o de otras más menores como Generator Gawl, o que se apoye en personajes que son completos clichés planos típicos del género.

En el apartado técnico es, eso sí, sobresaliente, potente y con recursos, aunando con soltura animación tradicional, cell-shading del más alto nivel (tecnología que a servidor, que la ha visto desde sus toscos comienzos, le fascina como ha sabido evolucionar) con diseños puramente informáticos, hasta el punto de conseguir una perfección impecable... Lo cual acaba siendo el último de sus defectos, pues si bien es perfecta, también resulta impersonal y vacía, y no consigue, a pesar de su espectacularidad, hacer que dejemos de sentir esa contínua sensación de "esto ya lo he visto antes", porque, por desgracia, se parece mucho a cualquier otro anime que no ha sabido darse un toque propio y personal.

En resumen, es una pena que una historia que no dejaba de tener su cierta gracia y de ser un entretenimiento ligero haya optado por añadir peso a su metraje a costa de resultar pesada e incluso aburrida por momentos, intentando compensarlo con sus escenas de acción. A veces más no siempre es mejor.

Escrito por Samuel Béjar Ramirez.


- Largometrajes a Concurso:

KOKO-DI-KOKO-DA

Tras la pérdida de su hija, una pareja experimenta un particular y terrorífico descenso a los infiernos.

Escrita y dirigida por Johannes Nyholm, a partir de su propio guión original, este modesto film sueco de título impronunciable, que alude a una pegadiza canción infantil, se muestra en origen como un interesante relato sobre el dolor por la pérdida, y sus posibles consecuencias.

Hasta ese punto todo correcto, su presentación resulta de lo más interesante, mezcla de drama con algunas gotas de fantasía escénica, expresada en pequeñas marionetas sobre un fondo básico, factor que se empaña cuando comienza ese bucle de continua amenaza, que ocupa casi todo el ancho de su metraje.

Lo peor es que tampoco resultan convincentes sus actores, con la excelente cantera que suele aportar la cinematografía nórdica al Séptimo Arte, Leif Edlund e Ylva Gallon, el matrimonio protagonista, anda muy limitado en las escenas dramáticas, y especialmente faltos de credibilidad en las partes más extremas, acentuando lo peores defectos del film.

A todo esto hay que añadir, que vez difuminada la sensación de peligro, todo se vuelve excesivamente pasivo, convirtiendo sus escasos 86 minutos en un tránsito insufrible para el espectador, pese a la sorprendente cantidad de apoyos a su causa, que parece tener por parte de la prensa especializada.

Finalmente, queda la sensación de haber perdido, por la falta de una mayor ambición de su realizador, lo que podría haber sido una más que interesante fábula de terror, para ello Nyholm tendría que haber ajustado mejor sus elementos en juego, aportando un concepto menor de repetición, y aprovechando mejor a sus siniestros personajes, con un grado menor de evidencia narrativa y argumental, que alejara en parte, ese deambular errático tan poco convincente del que hace gala.



DEERSKIN

La compra de una chaqueta de ante, con flecos, tipo cazador, va a transformar a su nuevo propietario, hasta límites absolutamente insospechados. 

Pocas filmografías hay tan peculiares como la de Mr. Oizo, seudónimo que usa Quentin Dupieux en su faceta como productor musical, toda suerte de universo extravagante, que pese a su ya no tan escaso recorrido, ha conseguido llamar la atención con un estilo  que persigue ante todo la máxima originalidad.

En su búsqueda por convertirse en un autor total, Dupieux se muestra cada vez más cercano, depurando esa continua deformación de la realidad que contempla su trabajo, en el que controla prácticamente todas las facetas de la producción, desde un prisma más cercano y asequible, que encuentra una mejor comunión con el espectador.

Convertido en cómplice, gracias al uso del humor negro, el respetable consigue empatizar con Georges, en su continua obsesión por ser aceptado, admite sus excesos, y se compromete en su particular cruzada, como una convincente válvula de escape, ante la continua adversidad que parece encontrar en su autoimpuesto exilio, tras una ruptura conyugal. 

Del reparto, resulta imposible pasar por alto la enorme complicidad del oscarizado Jean Dujardin con el material, su vena cómica viene de perlas al perfil de un Georges al que entrega grandes dosis de talento interpretativo, pese a la dificultad que entraña dar vida a un personaje tan pintoresco.

Finalmente, destacar un valor añadido al cine de Dupieux, que al igual que en sus anteriores trabajos, maneja duraciones por debajo de los 90 minutos, un factor que siempre es de agradecer, unido a un aviso, es mejor acercarse a 'Deerskin' lo más virgen posible, sin conocer nada de su trama, y sobre todo, sumergirse en ese peculiar estilo en continua metamorfosis, única forma de encontrar los pequeños tesoros ocultos, con sus defectos, pero portando un lenguaje cinematográfico propio, lo cual la convierte en un trabajo recomendable, sobre todo para esos espectadores cansados de tanto producto manufacturado.





Publicar un comentario

0 Comentarios