29 FANCINE: Festival de Cine Fantástico Universidad de Málaga. Día 4, 'Come to Daddy', 'Gwen', y 'First Love'.



16/11/2019

El único sábado que contiene el Festival, siempre ha sido un día pleno de pasión fancinera, en el que poder recuperar muchos de los mejores títulos a concurso, y un aumento de sesiones, que aprovechan el periodo de descanso de la mayoría de aficionados, al mejor cine de terror y fantasía. 

Entregados a otra jornada sin descanso, que contempla otro puñado de películas, navegando entre las diferentes secciones del evento, tenemos en cuenta el haber dejado algo huérfanas algunos propuestas, como son el cine de animación o la trash session, algo que intentaremos subsanar en los próximos días, completando el menú de tan apetitosa edición. 

Destacar la presencia del actor David Pareja, uno de los protagonistas de la película 'Amigo' (pendiente de redacción), que vino a presentar el film, y a contestar muy amablemente las preguntas de los espectadores, aportando algunas claves de la producción, en un tomo distendido, que reveló una general satisfacción del respetable por el resultado de la obra.

Para hoy domingo, dos nuevas películas a concurso, Crash del maestro Cronenberg, y lo que vaya surgiendo, que también es parte del encanto de todo esto, no saber muchas veces lo que se está viendo. No paramos, tenemos más hambre de Festival, lo que no mata engorda, somos Fusion Freak, con F de Fancine.

<Más información en WWW.FANCINE.ORG y en redes sociales>



- Largometrajes a Concurso:

COME TO DADDY

Tras recibir una carta de su padre, al que no ve desde que era muy pequeño, Norval decide acudir a visitarle, en un aislado e idílico escenario, el reencuentro paterno filial no va a ser para nada como el joven esperaba en un principio.

Oceanía siempre ha sido una curiosa cantera de realizadores, que parecen atesorar ese misterio de aquellas lejanas tierras, el último en sumarse, es el neozelandés Ant Timpson, que para su debut como realizador, ha elegido un curioso relato de comedia negra basado en su propia idea original.

Absorbida desde el inicio, por la magnética y feroz energía del actor canadiense Stephen McHattie, el film deambula por un único e idílico escenario, que va tomando forma desde el peligro, creando ese ambiente adecuado para esa clase misterio, que una vez desatado, va a implicar al espectador en su curioso engranaje argumental.

Con más fe que absoluta capacidad, a Timpson le cuesta superar un pequeño bache en el meridiano de su metraje, descartar incluso algún personaje superfluo, y las visiones místicas y contemplativas de su protagonista, factores que no empañan del todo ese regreso que experimenta la cinta a sus mejores virtudes, expresado en un tramo final tan elocuente como entretenido. 

Resulta imposible no pensar en otro actor que no sea Elijah Wood, para dar vida a ese bicho raro que es Norval, desde su mirada bondadosa, totalmente alejada de los ojos de pasa de McHattie, el actor asume el peso de un vehículo fabricado para su peculiar perfil como intérprete, aportando con iniciativa, un registro casi impecable a la causa de un film, que contiene algunos detalles verdaderamente deslumbrantes. 

Finalmente, la recomendación de 'Come To Daddy' es más para aquellos espectadores entrenados en los diferentes circuitos de cine independiente, es ahí donde su peculiar estilo de perro verde funciona, sin estridencias, como un juguete divertido y resultón, totalmente alejado de lo comercial, o de espectadores globalizados que no sepan ver más allá de lo convencional, esos harán bien en abstenerse de formar parte en tan peculiar aventura. 


- Sección Informativa:  

GWEN

Costumbrismo frío y poco alentador.

Historia ambientada en el Gales rural de mediados del Siglo XIX, se centra en la lucha por sobrevivir de una madre y sus dos hijas, que se han quedado solas tras la marcha del cabeza de familia a la Guerra de Crimea, y las presiones por parte de un cacique local por comprarles la granja en la que residen.

El debut en el largometraje del británico William McGregor, se adscribe a esa nueva corriente de terror, sujeta a un poderoso componente dramático, que presta una mayor atención a los estados de ánimo de sus personajes, bajo el espectro de una ambientación cuidada, muy lúgubre, la cual sirve para potenciar el carácter prosaico de la obra como verdadera razón de ser.

Enfundado en su particular lirismo, McGregor juega bien con la necesidad, elemento clave para atraer al espectador al conflicto de su frágil trio de protagonistas, entre las que destaca una creíble Eleanor Worthington-Cox, pero fracasa al resultar demasiado errática y contemplativa, algo que la aleja, en los momentos clave, de ser verdaderamente despiadada.

A esto se añade un estilo narrativo torpe, que destaca de forma brillante en el aspecto visual en algunos de sus pasajes, pero apenas consigue empatizar por culpa de un ritmo excesivamente lento, pese a que su escasa duración, por debajo de los 90 minutos, no supongan una excesiva perdida de tiempo, y pueda incluso resultar suficiente el deleitarse con la belleza de los paisajes, fotografiados con buen gusto y armonía.

Destacar en esa linea, una buena reconstrucción de los escenarios, con un punto de referencia casi omnipresente que es la casa familiar, adscrita a ese característico tono sombrío que porta, el cual consigue de manera puntual, algún destello de inquietud, más por la forma que por un contenido, que apenas persigue ningún exceso mas allá del puro costumbrismo.

Finalmente, 'Gwen' es un trabajo destinado a decepcionar a todos aquellos espectadores que pretendan encontrar en su metraje un film de terror al uso, por contra, serán muy pocos los que sepan valorar su apuesta reduciendo la recomendación a sus valores estéticos o interpretativos, la sensación final que deja como relato folclórico es frío y poco alentador, lo cual lo aleja bastante de cualquier consideración cercana a lo memorable.


- Fanzriller

FIRST LOVE

Un boxeador al que han diagnosticado una grave enfermedad, se ve envuelto en un asunto de traición y drogas,  que implica a la mafia china, la policía japonesa, y la propia yakuza.

Lo de Takashi Miike es algo digno de estudio, con algo más de 30 años como realizador, ya acumula casi un centenar de películas, y evidentemente no todas son buenas, pero siempre mantiene un tono general de calidad, por mucho que su registro personal sea rodar una media de tres películas al año.

Trabajo urbano, nocturno, más coherente de lo habitual en su cine, que no por ello renuncia a ese sentido del humor negro, marca de la casa, 'First Love' tiene todos los ingredientes del manga, aunque curiosamente, no parece provenir de una adaptación en dicho terreno, siendo un guión original de Masa Nakamura la base de tan particular historia.

Un reparto coral, entregado a una violenta historia de vidas cruzadas, muy al estilo de que Quentin Tarantino, amigo personal de Miike, bendecirá  como toda suerte de Pulp japonés, que se atreve incluso con alguna pirueta estética, que hace pensar en su carácter de anime en movimiento, como verdadera razón de ser.

El realizador calcula aquí un menor grado de excentricidad, algo que muchos de sus seguidores echarán en falta, todo resulta menor provocativo, pese a las continuas pinceladas en ese sentido, el film se muestra más consecuente, siendo este un Miike apto para para cualquier público medianamente interesado en este tipo de producciones.

Destacar el reparto, que mezcla actores veteranos con otros más jóvenes, todos ellos implicados en dar coherencia interpretativa a una serie de perfiles, como solo los actores japoneses saben hacerlo, con enorme displicina y talento.

Finalmente, 'First Love' es ese tipo de thriller reconocible, que los asiáticos llevan haciendo tan bien desde hace décadas, no resulta tan fresco y original como otros trabajos de su realizador, pero mantiene un pulso coherente y nervioso, que conseguirá seguramente, llegar a un público más convencional, ese que en definitiva, suele tener la última palabra cuando se reduce cualquier producción al espectro de lo comercial.




Publicar un comentario

0 Comentarios