El Rey Leon: Un espectaculo audiovisual técnicamente perfecto, pero...


El pasado sábado acudí al cine a ver la nueva versión CGI de El rey Leon que ha dirigido para Disney, Jon Favreau. Al igual que hizo en El Libro de la selva, el director ha elegido el CGI hiperrealista para dar vida a los animales de la película. Una de las mejores películas de animación de la historia, que nos demostró que Shakespeare era perfectamente adaptable para el publico infantil, era re filmada por un director de la casa, con mucho talento y ganas de hacer un gran trabajo. Para ello se unió a un espectacular reparto de voces (aunque yo la vi doblada así que poco puedo decir de la versión original) y con un gran presupuesto y la confianza ciega de Disney se puso manos a la obra con una de las cintas mas queridas del publico.



La historia, pues es en esencia la misma que nos contaron hace casi tres décadas, nos cuenta la caída y auge de Simba el hijo del rey de los leones, asesinado por su propio hermano Skar, vamos lo que viene siendo Hamlet, todo ello al igual que en la película original bañado por una magnífica música de Hans Zimmer y unas canciones espectaculares... Vamos que los mimbres del original están ahí, y bueno de eso no nos podemos quejar, no hay grandes cambios en un guión y una música difícil de mejorar. Ademas podemos decir que si la animación clásica del original era magnifica, el CGI de esta cinta es casi perfecto. Cuesta trabajo creer que nada de lo que vemos ahi existe, que todo es el resultado de horas y horas de diseño gráfico y renderización. La cámara está donde tiene que estar, el montaje tiene ritmo y nos cuenta la historia muy bien haciendo que las dos horas de película se pasen en un suspiro y pese a todo esto, gran guion, gran música, gran historias y gran dirección, la película tiene algo que le falta.


No os equivoquéis, no es una mala película, de hecho creo que es uno de los mejores live action que ha producido Disney, la excelencia es el mínimo que se le pidió a Favreau, y este no defraudó lo mas mínimo, sin embargo la película le falta algo, yo lo llamaría magia, aunque también lo llamaría exceso de realismo.


Desde casi el minuto uno se hace raro ver hablar a Zazu, el personaje que peor lleva precisamente esta actualización, y es que un pico, da poca expresividad, pero cuando hasta los leones te resulta completamente extraño verles mover la boca y que de allí salgan palabras, y solo puedes pensar en "esto es raro" hace que sea muy difícil sumergirte en la historia y precisamente la suerte que tiene la película es que la historia nos la sabemos de memoria. Y es que si los ojos de Simba tienen vida, cuando abre la boca esa vida se convierte en parodia y tira por tierra todo el trabajo del director, de los actores de doblaje y de los artistas de la animación. Y pese a todo esto, la película es un espectáculo que no te puedes perder que te hará cantar, y sonreír la mayor parte del tiempo, y si, una vez mas Timon y Pumba en su breve aparición, roban la película.

Publicar un comentario

0 Comentarios