Toy Story 4: Cuando lo innecesario se convierte en brillante


Tras su segunda película todos pensábamos que no habría tercera, y la tercera entrega no auguraba una cuarta, pero Toy Story siempre resurge y siempre lo hace excepcionalmente, porque si de alguna manera podríamos definir a esta Toy Story 4 sería como innecesaria pero brillante. Sus personajes parecen que no pueden mostrarnos nada más, pero te sientas, aparecen nuevos juguetes y entonces te das cuenta de la brillantez alcanzada por esta franquicia ya veterana de Pixar.



Esta vez además dentro de los casi 100 minutos de metraje, la acción se divide en dos historia, para no saturar al espectador con una sola que podría quedarse realmente corta. Por un lado encontramos al juguete tenedor “basura” Forky, y por otro lado el de la “villana” Gabby Gabby y sus tenebroso ejercito de muñecos de ventrílocuos que se asemeja muchísimo a un personaje clave en la saga literaria, serial y cinematográfica que es Pesadillas.

Técnicamente Toy Story 4 es soberbia, sabes que estas viendo una película de animación pero cuando miras a los entornos parece que todo esta sacado del parque debajo de tu casa, totalmente real. Esto además se junta con unos personajes detalladísimos donde absolutamente todo brilla con luz propia y vuelve a sorprender como ya en su momento lo hizo una primera entrega que ya queda en el arcaico de la animación digital.




No sabemos si alcanzará a Los Increibles, que ha supuesto un retorno muy sustancioso en taquilla, pero si tenemos claro que como película Toy Story 4 es mejor que la tercera como esta lo fue con respecto a la segunda, con unos personajes brillantementes definidos, y sobre todo para todos los públicos, los más pequeños y grandes de la casa que disfrutarán por igual de una nueva obra de arte “innecesaria”.

Publicar un comentario

0 Comentarios