Jessica Jones Una serie que se despide con una buena temporada


Y el universo de Marvel en Netflix llega a su fin, el último de los Defensores Jessica Jones, estrenó la semana pasada su tercera y última temporada (al menos en este servicio de streaming) y lo hace con una historia que mejora y mucho lo que vimos en la decepcionante segunda temporada.


En esta ocasión Jessica se enfrenta a dos problemas por un lado un asesino en serie que casi por accidente se cruza en su camino sin saber que meterse con la detective mas cabezota de la historia no es una buena idea y por otro lado con los recientes poderes de su hermana Trish que ya se ha convertido en HellCat y de la que hablaré mas tarde porque lo que han hecho con el personaje si que tiene delito.


Si las series de Marvel en Netflix tienen un problema grande, ese ha sido siempre que su duración hacía que se alargara demasiado la historia con episodios que directamente eran rellenos en el centro de la temporada y que a muchos les hacia desconectar, pero curiosamente en este última temporada de Jessica, no ha ocurrido así. Y es que estamos en la época post Civil War, el mundo acepta a los superheroes pero les tiene respeto e incluso miedo. Por lo que vemos Jessica está registrada porque todo quisqui sabe que tiene poderes y ella trata de luchar en contra de que la consideren una heroina. Y es que este es el principal tema de la temporada ¿Que es ser un héroe?. La que en un principio tendría que ser una temporada de transición, en el que Jessica acepte lo que es y actue en consecuencia, se ha convertido en el final que también nos vale, y es que la escena final es justamente eso, la aceptación de su ser y el inicio de lo que puede ser otra Jessica distinta, dejando la historia de la serie como una historia muy larga de origen de un superheroe.


Pero esta temporada, al igual que la primera, se sostiene porque el villano vuelve a ser alguien interesante y que ves peligroso mas que por su físico, por su inteligencia y su pura maldad, y eso me ha encantado. Ver como Jessica no puede atraparle con su fuerza, sino que tiene que valerse de su instinto y su capacidad deductiva y de investigación, hace que en algunos momentos nos olvidemos que estamos ante un producto Marvel... Y luego viene lo que han hecho con Hellcat.

Durante las dos primeras temporadas hemos visto la evolucion de Trish, entrenando e incluso experimentando con su cuerpo para conseguir poderes y hacer lo que su hermana no se ha atrevido o no ha querido hacer, ayudar a la gente. Y ahora que los tiene, los guionistas han decidido... hacer lo que han hecho (que no os lo voy a decir porque sería un spoiler gordo) y vestirla como la han vestido.
Todo, absolutamente todo es una falta de respeto al personaje de HellCat. Acepto que estamos ante un producto realista y que la licra amarilla para combatir de noche pues no es lo suyo, pero ¿Es necesario una escena en la que precisamente se burlan del traje original? Por cierto broma que ya hicieron hace 20 años en Xmen con el traje de Lobezno. Pero bueno podían haber intentado hacer algo mas traje de combate y no una sudadera de cremallera a medio abrir para que se vea algo de amarillo y un puto gorro de lana con una braga... que ni siquiera es un pasamontañas. Muy, muy ridículo, pero después ven lo que han hecho con el personaje y ya es de vergüenza ajena la falta de respeto hacia la heroína de Marvel. Pues eso otro personaje desaprovechado en el UCM, porque no os olvidéis, esto es UCM.

A parte de lo de Hellcat que ya os digo hasta me ha enfadado, la temporada mejora y mucho la decepcionante segunda entrega de la serie y está casi al nivel de la primera, y digo casi, porque claro, el villano que creó Tennant, creo que no lo veremos nunca en ninguna serie o película del UCM.


Publicar un comentario

0 Comentarios