Good Omens Una delicia que no te puedes perder.


Me pasa en muy pocas ocasiones, y ayer por la mañana fue una de esas excepciones. Enciendes tu televisor, seleccionas el primer episodio de esa serie que estan anunciando como un evento excepcional durante varios meses y al cabo de 50 minutos sabes que esos personajes y esa historia te va acompañar el resto de tu vida. Me paso con Juego de Tronos, me pasó con House y me ha vuelto a pasar con esta delicia que es Good Omens.

Amazón y Neil Gaiman por fín han conseguido adaptar la novela de igual nombre escrita por el genial Terry Pratchett y el propio Gaiman hace casi 30 años. Good Omens había estado a punto de ser dirigida en cine por Terry Gilliam o adaptada a televisión por Terry Jones, ambos miembros de Monty Phyton cosa que no es casualidad porque su influencia se ve en la novela desde la primera página. Pero por unos motivos u otros la cosa nunca llegaba a buen término. Hasta que un enfermo Pratchett pidió a Gaiman que se encargara personalmente de la adaptación y la llevar a cabo.

Así que otra cosa no, pero fiel a la historia original es un poco ya que tanto el guión como las funciones de Showrunner han corrido a cargo del propio coautor de la obra y eso se nota en casi todo, pese a que su elección para Crowley a mi no me pareció la adecuada hasta que he visto a Tennant dándole vida y me ha callado la boca.


La serie nos cuenta la historia de como dos currantes que tienen un trabajo estupendo y que les gusta pese a estar en empresas rivales, se han hecho amigos y colaboran en que el objetivo de ambas empresas se cumpla con tal de no perder sus geniales puestos... Esta estabilidad laboral se pone en riesgo cuando sus jefes deciden cerrar el chiringuito... El problema es que estos dos currantes son un Ángel y un Demonio, ambos encargados de la Tierra y el cierre no es ni mas ni menos que el armageddon.

Así que durante sus cada vez mejores episodios, nos enfrentamos a dos seres sobrenaturales, interpretados por David Tennant en el papel del demonio Crowley y Michael Sheen como el ángel Aziraphale, intentando que el plan divino se cumpla... pero que se cumpla un poco mas tarde y todo esto pasa por intentar que el anticristo no ponga en marcha el fin de los días y la batalla definitiva entre el cielo y el infierno.


Rodada de una manera excepcional, con unos efectos especiales y visuales muy logrados y con una producción cuidada, pero lo mas importante es que consigue al igual que lo hacía el libro, que le pillaras cariño a todos y cada uno de los personajes. Como a esa bruja que conoce su destino al dedillo porque una antepasada se lo dejó escrito en un libro de profecías curiosamente muy claro y certero, o ese cazador de brujas estafador o lo mas importante, que pienses que el anticristo es un chaval muy majo con un pequeño problema de control de la ira.

Good Omens es una maravillosa comedia fantástica repleta de brujas, ángeles, demonios y un maravilloso Dios interpretado solo verbalmente por Fraces McDormand, que sin duda y con permiso de Chernobyl , se convierte en la serie de lo que va de año. Un evento que no te puedes perder y que desde ayer puedes ver en Amazon Prime Video.

Publicar un comentario

0 Comentarios