El cuento de la Criada o la crueldad de ser mujer en una distopía más cercana de lo que parece


Llevaba ya varias semanas con El Cuento de la Criada en stand by, y es que esta adaptación serial basada en la novela de ciencia ficción distópica de la autora Margaret Adwood y serie multipremiada no llegaba a llenarme de cuirosidad, pero una vez he entrado en la crueldad de Gilead, ya no me deja salir.



El Cuento de la Criada, para aquellos que no conocían la novela, te absorve desde un principio soltando poco a poco información de como es posible que Gilead exista, un país donde se suprime la libertad de prensa y se eliminan los derechos de las mujeres, convirtiéndose en un estado de castas y vinculado al fanatismo religioso más radical y donde las “criadas” son mujeres fértiles que son utilizadas por parejas infertiles para conseguir el hij@ soñado, violando y convirtiendo a esa criada en un simple “útero con patas” y sin derechos.

La serie de HBO y Hulu es impactante, hasta tal punto que conozco muchas mujeres que han decidido dejar de verla tras el visionado de algún episodio que supera la crueldad más extrema, no tanto visual (que también) sino simplemente imaginada por las escenas mostradas. A veces no creeremos como esa “maldad” ha podido salir de la cabeza de su autora, pero aún así sabiendo que esos hechos que se nos van narrando están mas cercas de lo que pensamos.



En un tiempo convulso donde la mujer lucha por la igualdad, un termino que parece increible no se haya conseguido en pleno siglo XXI, y donde muchas de nuestras compañeras son violadas y maltratadas por auténticas bestias, El Cuento de la Criada no solo nos sirve para recordar que un mundo así, tal vez no igual, puede llegar y eliminarse derechos que las actuales generaciones no valoran como deberían.

El Cuento de la Criada es un aviso, una serie que debería ser de obligado visionado para comprender que la realidad puede superar a la ficción y, aunque todo eso nos parezca demasiado lejos de la realidad, los hechos que se nos cuenta están tan cercas que da miedo.

Publicar un comentario

0 Comentarios