Chernobyl. La miniserie de HBO que nos hizo olvidar el final de Juego de Tronos

Cuando todavía muchos fans seguían quejándose, aunque a nosotros nos ha encantado, el final de Juego de Tronos, HBO estrenaba una miniserie que parecía iba a pasar inadvertida pero que se ha convertido en la sensación de los últimos meses. Lo primero que hay que decir es que la miniserie no es comparable, por muchas razones y sobre todo su público final, con el fenómeno de Juego de Tronos, así que las comparaciones además de odiosas en este sentido son vacías.

Chernobyl nos cuenta lo que realmente, aunque se toman algunas licencias, en la mayor catástrofe nuclear mundial que ocurrió en 1986 en una central Nuclear de Ucrania cuando todavía la energía nuclear era la gran desconocida. La miniserie es una cooproducción entre HBO y SKY y ha sido dirigida por el cuasi desconocido guionista y director Craig Mazin.



Lo primero que hay que dejar claro es que lo más reluciente de esta realidad serial viene dado por un triplete protagonista, Jared Harris, Stellan Skarsgård y Emily Watson, y unos secundarios de lujo que hacen de este título un producto serio, realista y frío pero magnífico e hipnótico para el espectador, que aunque nunca se halla preocupado de lo ocurrido en la ciudad de Pripyat, lo toma como algo personal sufriendo junto a la gente y trabajadores que padecieron el terrible poder destructivo de la energía nuclear.

Otro de los factores que convierten a este pequeño producto en algo sensacional es su forma de llegar a las entrañas del espectadores con secuencias o imágenes duras pero necesarias para explicar aquel desastre y lo hace de una forma cruel pero tan normal que llega a doler dejando a los espectadores con una sensación de querer leer y saber más de Chernobyl.



Una elección acertada para cualquier tipo de espectador, aunque pueda parecer lo contrario, que disfrutará con una historia dura pero que era necesario contarla, y se ha hecho de la mejor forma.


Publicar un comentario

0 Comentarios